¿Son legales las firmas electrónicas en Australia?

Rahim Kaba, 12 de Mayo de 2021

Sí. Esto es lo que hace que la firma electrónica sea legal, admisible y ejecutable.

En los últimos 20 años, la firma electrónica ha ido ganando adeptos en Australia. Desde el punto de vista jurídico, Australia fue uno de los primeros en adoptar la firma electrónica. En 1999, el Parlamento australiano aprobó la Ley de Transacciones Electrónicas. La Ley de Transacciones Electrónicas de 1999 otorga a las firmas electrónicas el mismo estatus legal que las firmas manuscritas o de tinta húmeda.

En la actualidad, la adopción de la firma electrónica por parte de las empresas y los consumidores australianos ha crecido de forma exponencial, ya que la COVID-19 ha hecho que esta tecnología sea más urgente para ayudar a las empresas a mantenerse a flote. Y aunque los millennials están impulsando el crecimiento del uso de documentos digitales y de la firma electrónica, se han observado aumentos en la adopción de la firma electrónica en todas las generaciones, ya que muchas personas firmaron electrónicamente por primera vez en 2020.

Sin embargo, a pesar de que muchos en Australia han utilizado algún tipo de tecnología de firma electrónica para sus transacciones digitales, sigue habiendo confusión sobre la legalidad de las firmas electrónicas. Por eso vamos a analizar mejor su legalidad en Australia.

Validez de las firmas electrónicas en Australia

Aunque cada país tiene diferentes leyes, reglamentos y normas sobre la firma electrónica, esta forma de firma es ejecutable, admisible y, lo que es más importante, legal en la Commonwealth de Australia. Sin embargo, todavía hay algunos conceptos erróneos en relación con la firma electrónica, y algunas personas no son conscientes de que es válida para demostrar la intención de estar vinculado a un acuerdo o contrato aplicable.

Existen leyes australianas específicas que regulan la firma electrónica. Esto incluye la Ley de Transacciones Electrónicas 2000 (Cth) (ETA), que se aplica a las transacciones regidas por las leyes de la Commonwealth. También existe el Reglamento de Transacciones Electrónicas de 2000, que indica qué transacciones y leyes de la Commonwealth están exentas de toda o parte de la ETA.

La aplicación de las leyes vigentes depende de los estados y territorios australianos. Sin embargo, algunas categorías están generalmente exentas. Las exenciones incluyen la ejecución de escrituras, testamentos, poderes y procedimientos judiciales.

Otros reglamentos y requisitos legales relacionados

La pandemia de COVID-19 ha provocado cambios en las actividades legislativas y reglamentarias para garantizar la seguridad y la protección de las empresas y los consumidores. Por ejemplo, en mayo de 2020, el gobierno australiano permitió que los contratos corporativos se ejecutaran utilizando firmas electrónicas y documentos electrónicos a través de la Determinación de Corporaciones (Respuesta Económica al Coronavirus) (Nº 3) 2020 (Cth) (Determinación COVID).

El país también se esforzó por modificar la Ley de Sociedades Anónimas de 2001 y otros reglamentos y leyes pertinentes para permitir el uso de firmas electrónicas en la ejecución de documentos legales y contratos electrónicos, y para permitir la atestiguación de documentos oficiales mediante videoconferencia u otros medios tecnológicos seguros.

También se han promulgado leyes temporales en respuesta a la COVID-19 que modifican la situación jurídica de las firmas electrónicas para determinados documentos y comunicaciones electrónicas. Por ejemplo, Queensland ha promulgado el Reglamento de Legislación de Justicia (COVID-19 Emergency Response-Documents and Oaths) de 2020 (Qld), que permite el testimonio y la firma electrónicos de las escrituras.

Consideraciones clave al utilizar la tecnología de la firma electrónica

Muchas herramientas de software diferentes permiten a las empresas australianas cumplir con la normativa y los requisitos más actualizados en materia de firma digital. Gracias a la tecnología de firma electrónica, empresas de todos los tamaños pueden ofrecer una experiencia digital positiva a los clientes que realizan actividades en línea. Por ejemplo, Loan Market, un actor clave en el ecosistema australiano de préstamos inmobiliarios e hipotecarios, ha digitalizado completamente su oferta integrando la firma electrónica en su plataforma MyCRM. Con sede en Sídney, Nueva Gales del Sur, los clientes de Loan Market tienen ahora un viaje completamente sin papeles, lo que ahorra tiempo tanto al cliente como al agente. Antes de la firma electrónica, era difícil conseguir que los documentos se firmaran con tinta húmeda, especialmente para las personas que vivían lejos de su agente.

Si está considerando la posibilidad de utilizar la tecnología de firma electrónica en su empresa, a continuación le indicamos algunos aspectos que debe tener en cuenta a la hora de elegir un proveedor de firma digital:

  1. Garantía de identidad: el proveedor debe ofrecer una serie de métodos de verificación y autenticación de la identidad del firmante, tanto si es conocido como si no lo es por la empresa.
  2. Seguridad del documento y protección contra manipulaciones: el documento firmado electrónicamente debe estar protegido mediante la adición de una firma digital al documento. Busque un proveedor que ofrezca verificación de firmas y documentos con un solo clic para confirmar la integridad del documento firmado electrónicamente.
  3. Registros de auditoría: busque la posibilidad de ver un único registro de auditoría de todo el proceso de acuerdo que capture todas las acciones de firma electrónica (es decir, qué firmaron, cuándo y dónde), así como los eventos de verificación de identidad y autenticación.
  4. Residenciade datos - Asegúrese de que el proveedor tiene la capacidad de proteger sus datos y cumplir con las leyes locales de residencia y protección de datos.

Las soluciones de firma electrónica de OneSpan Sign están diseñadas para garantizar que su empresa cumpla con las leyes y normativas de firma digital en Australia. Nuestras soluciones están diseñadas para cumplir con las principales normativas de firma electrónica de todo el mundo, entre ellas, eIDAS, la Ley de Transacciones Electrónicas Uniformes (UETA) y la Ley de Firmas Electrónicas en el Comercio Global y Nacional (ESIGN). Podrá finalizar las transacciones comerciales de forma digital, manteniendo una gran experiencia para el cliente.

Conclusión

En colaboración con expertos legales, hemos desarrollado una guía de legalidad de la firma electrónica en línea, específicamente para las empresas que han adoptado, o que están buscando adoptar, la tecnología de la firma digital. En esta guía, obtendrá claridad sobre algunas de las leyes y reglamentos más importantes sobre la firma electrónica, y también aprenderá algunos de los conceptos erróneos más comunes sobre la legalidad y la aplicabilidad de las firmas electrónicas.

legalidad de la firma electrónica en Australia
Guía de legalidad

legalidad de la firma electrónica en Australia

¿Son legales, admisibles y ejecutables las firmas electrónicas en Australia?

Obtener más información

Descargo de responsabilidad: La información contenida en esta página es meramente informativa, se proporciona tal cual en la fecha de publicación, y no debe ser considerada como asesoramiento jurídico o para determinar cómo se aplica la ley a su empresa u organización. Se recomienda que obtenga orientación de su asesor legal en lo referente a las leyes de aplicación específica para su negocio y a cómo asegurar su conformidad. OneSpan no se hace responsable del contenido de estos materiales ni de terceros.

Rahim Kaba es un apasionado líder en tecnología digital orientado a los resultados que ha desempeñado un papel clave en el avance de iniciativas de digitalización para organizaciones de todo el mundo. Como vicepresidente de marketing de productos en OneSpan, dirige la estrategia de salida al mercado de la creciente cartera de soluciones de la empresa.